Encontrándonos. El blog, y algo más, de los encuentros mixtos de AHIGE
 

IV Encuentro Igualitario de AHIGE: Conclusiones.

Sesiones realizadas en el 4º Encuentro:

1.- El amor en nuestra vida, desde lo personal y vivencial.

¿Cómo amamos los hombres?
¿Cómo amamos las mujeres?
¿De qué forma nos enamoramos?

2.- El amor en nuestras relaciones (Especialmente en nuestras relaciones más cercanas).

¿Cómo lo vivimos?
¿Qué espacio ocupa en nuestra vida?

3.- Propuestas de cambio personal con referencia al amor.

Alternativas

Primera sesión:

1.- El amor en nuestra vida, desde lo personal y vivencial.

Comenzó esta sesión con la lectura por parte de Inma del siguiente texto, aportado por ella al grupo mixto de preparación del Encuentro con la intención de favorecer desde el inicio la creación de marco de referencia sobre el amor como capacidad humana y como expresión de sentimientos. 

“Del mismo modo que hubo una primera vez que alguien hizo saltar una chispa frotando dos palitos, hubo también un primer momento de alegría y un primer momento de tristeza. Era un tiempo en el que continuamente se inventaban sentimientos nuevos. Pronto nació el deseo, y también el arrepentimiento. La primera vez que se sintió la terquedad, se inició una reacción en cadena y, por un lado se creó el resentimiento y, por el otro, la marginación y la soledad.

Tal vez cierto movimiento de caderas en sentido contrario al de las manecillas del reloj marcó el nacimiento del éxtasis, y un rayo provocó el primer orgasmo. O quizá fue el cuerpo de una muchacha llamada Alma.

Contrariamente a toda lógica, la sorpresa no nació de inmediato. No llegó hasta que la gente tuvo tiempo de acostumbrarse a lo que eran las cosas. Y, transcurrido el tiempo suficiente, alguien experimentó la primera sensación de sorpresa, y en otro lugar alguien sintió la primera punzada de nostalgia.

Es cierto que a veces la gente también sentía cosas para las que no había palabras, y no se hablaba de ellas. Es posible que la emoción más vieja del mundo fuera la de sentirse conmovido; pero describirla - nombrarla siquiera - debía ser como tratar de apresar algo invisible.

(También es posible que el sentimiento más antiguo del mundo fuera, sencillamente, la confusión.)
Una vez la gente empezó a sentir, creció el deseo de sentir. Todos querían sentir más y más profundamente, aunque doliera. La gente se hizo adicta al sentimiento. Peleaba por descubrir sentimientos nuevos. Es posible que así naciera el arte. Se creaban nuevas clases de alegría al tiempo que nuevas clases de tristeza. La eterna decepción de lo que es la vida; el alivio de un respiro inesperado; el miedo a la muerte.
Ni siquiera hoy en día existen todos los sentimientos posibles. Faltan todavía los que están más allá de nuestra capacidad y nuestra imaginación.

Muy de tarde, cuando aparece una música como nadie había compuesto, un cuadro como nadie había pintado o alguna otra cosa imposible de predecir, entender ni describir, irrumpe en el mundo un sentimiento nuevo. Y entonces, por millonésima vez en la historia del sentimiento, el corazón se eleva y absorbe el impacto”.

Nicole Krauss, en La Historia del Amor
Salamandra – narrativa – 2005
 

¿Somos nosotros los que inventamos los sentimientos? ¿Inventamos el amor? ¿Tengo que luchar a favor o en contra de enamorarme? Si lucho a favor me hace daño… si no también, a veces… también “el desamor duele” y a veces por temor rehuyes el enamorarte.

El amor es un común denominador en la vida, no solo en la pareja.

Lo que nos inventamos es la forma de expresar nuestros sentimientos. El amor en la relación de pareja es una construcción social.

Cuando amamos uno hace las cosas que cree o piensa que hace una persona que ama a alguien.

Miramos las cosas desde nuestra óptica humana, cuando uno/a se inventa una cosa, esa cosa suele convertirse en realidad. Sobre amor y desamor se aprende mucho en las relaciones de pareja. No es agradable vivir sin amar.

Amar es dar, es un potencial a entregar a los demás.

Desgraciadamente muchos hombres entendemos el amor como posesión, como propiedad. Como algo que nos pertenece en exclusiva.

El problema en la vida no es el amor, sino todas las cosas que se juntan a su alrededor.

Pienso que si no me quiero, no puedo dar amor a los que están a mi lado y a los que cuido.

Debemos desgranar los engaños en los conceptos de amor que nos venden. En especial cuando nos dicen que el amor debe ser renuncia, cuidado, sacrificio.

En la vida no todo es blanco o negro, la vida sentimental es un continuo. En los extremos quizás se pueda sentir el daño.
No creo en el amor como algo único, hay amores distintos. Casi siempre pensamos que el amor nos debe dar algo, que nos complemente de alguna manera.

Sentir el amor me cuesta, el lenguaje del amor no lo entiendo. Lo siento a veces como algo falso y cínico porque no me nace… lo hago solo porque descubro que al otro le sienta bien. Cuando alguien me devuelve afecto de manera vehemente salgo corriendo.

El amor para mí es fuente de luz, de energía interior, que podemos canalizar. A veces estoy inundada de amor y siento que puedo transmitirlo.

Yo necesito a alguien para demostrárselo. Querer a alguien me llena.

El amor se construye también queriéndose a si misma.

He dedicado ahora mi tiempo a demostrar amor a otras personas, a mi padre que se ha hecho muy mayor. Para mí el amor sigue siendo el mismo, lo que cambia son las expectativas que ponemos en él.

Me descubro yo también con esa duda, lo que quisiera con la voluntad no siempre es lo que me nace con el corazón. Hay algo que a mí me lleva a buscar la satisfacción fuera. El lleno y el vacío una fuente de conflictos. ¿Habrá muchos tipos de amor? O será el mismo, mezclado con varias cosas… responsabilidad, cuidados. Me parece válido que hagamos algo porque al otro le gusta, se alegra, le viene bien. A veces necesitamos mucho cuidado y el cuidado/necesidad no necesariamente es amor.

Se que el amor no es el cuidado.

Se que el amor no es necesidad.

A mí me carga mucho lo que nos venden sobre el amor, que es algo íntimo, que se vive en casa y solo con tu pareja y tus hijos. Me gustaría poder expresarlo incluso sensorialmente y con más personas, socializar el amor y no negarnos a dar afecto.

Amarse y amar es algo que va en paralelo. Es difícil dar sin pedir nada a cambio. Más que dar exigimos y si no recibimos lo que pedimos, entonces nos decepcionamos del amor. Es algo complejo y simple a la vez, aprendo a quererme queriendo.

Nos ayuda mucho sentir que alguien nos quiere o nos quiso. Enriquece y aumenta nuestra autoestima saber que hay personas cercanas que nos quieren.

Las mujeres necesitamos querernos para querer.

Los hombres necesitamos que nos quieran para quedar.

Las mujeres nos hacemos cargo de los problemas del otro. Sin ti no soy nada. Estás bien cuando estás enamorada, cuando funcionas como madre o como esposa, vivimos casi siempre en función de alguien. Y no lo creemos como algo humano natural… pero es algo culturalmente aprendido.

Mi palabra clara fue pensar ¿Qué quiero? ¿Quién soy? La palabra amor adquirió entonces para mí un nuevo sentido. Es importante también saber recibir, compartir, definir el amor de otra manera.

Yo en nombre del amor he sido tonta, dependiente, sumisa… he hecho auténticas burradas. Con unos pocos más de años he descubierto otros modelos de amar y a mi juicio cumplo al amar con otras expectativas.

El amor para mí es energía de ida y vuelta, reversible, interior y exterior que da sentido a mi vida. 

Estoy harta de estar llena o vacía. Quiero compartir y corresponsabilizarme.

Dar sin recibir. Recibir sin dar. Dos extremos insanos.

Respetarnos, querernos, es importante para vivir unas relaciones afectivas sanas.

Hay que distinguir el amor de la posesión.

Nacemos todos con la posibilidad innata de amar, es la sociedad la que nos limita y reconduce. También los traumas y malos los golpes vividos en las relaciones.

Me educaron a amar desde la pulsión sexual. A no amar a los hombres, a ser proveedor con los hijos. A ser siempre cuidados y no cuidadores, lo cual nos limita e infantiliza.

Yo en cambio adopto actitudes de no demostrar afecto, aún a personas que quiero, lo cual me convierte en una madre malísima. No demostrar afecto en el caso de una mujer suena bastante peor que en el caso de un hombre.

Yo me siento muy perjudicado por el patriarcado. Soy un experto resolviendo problemas corrientes de la vida, pero no tengo ni idea de modelo amoroso.

Creo que el amor nos constituye. No es egoísta reconocer el amor que tienes y de dejarte un poco para ti. No debe ser siempre, pienso, incondicional. No debe necesariamente ser compensatorio.

Tú no sabes que al pedirme me estás dando.

Mi mamá me mima.

Mi mujer me cuida.  (Modelos masculinos ante el amor)

Amar es pillar.

A la mayor parte de las personas, hombres y mujeres nos gusta que nos cuiden. De joven amaba mucho, a mucha gente, en algún punto de mi vida me he enamorado de forma exclusiva, casi excluyente. Tras la ruptura de esta relación y la separación valoré como un tesoro recuperar una mayor libertad y poder dar más amor a mis hijos/as, amigos/as, compañeros/as.

 

Segunda sesión:

2.- El amor en nuestras relaciones (Especialmente en nuestras relaciones más cercanas).

¿Cómo lo vivimos?

¿Qué espacio ocupa en nuestra vida?

Me gustaría que comentásemos a qué le tenemos miedo los hombres y las mujeres respecto al amor.

Yo no amo, sino que cuido. Tengo miedo a perderme en el otro, a desaparecer.

Me ha costado trabajo hablar del amor con otros hombres. Yo puedo hablar y confiarme con mujeres amigas. Sin duda quiero que me quieran, sino pienso me consumiría. Para mí la vida sin amor no tiene sentido.

De joven sentía el amor como necesidad, como dependencia, con ansiedad y dolor por el temor a la pérdida, sentía que debía ser alguien que fuera mía en exclusiva. En la vida de pareja siempre viví con el temor al fracaso y a la soledad lo cual dificultaba el romper. Ahora necesito quererme a mí, valorarme como profesional, como persona, como amigo, como pareja.

Nos emparejamos muchas veces sin elementos sólidos, a veces para no estar solos. Poco a poco me estoy acostumbrando a estar solo y hasta a disfrutarlo.

Soledad es estar desconectado, carente de relaciones. No existe soledad cuando tienes a tu alrededor personas con las cuales relacionarte.

Aquí se ha hablado de sentir, de pensarlo, y también de ejercerlo.

Sentimos miedo al descuadre, al dolor, a la pérdida, a que las relaciones terminen mal, a que no resulten como las habíamos imaginado.

La soledad no es estar una tarde solo haciendo lo que queremos. La soledad es algo que dura. Que va asociada a incertidumbre y que genera angustia. Y que se vincula con la certeza de que mañana y pasado mañana van a ser parecidos.

Debemos distinguir entre soledad elegida y soledad impuesta.

Es un tema que estoy trabajando ahora, sentirme bien en soledad, estar conectado conmigo mismo y sentirme bien.

En la construcción personal se debe trabajar el “desapego”, las cosas importantes para mí son más que las que tengo ahora y las que utilizo y disfruto hoy.

Amor es: Dar, escuchar, compartir, respetar, ceder, ser justo/a.

Muchas veces tenemos miedo y reservas personales hacia el otro/a, nos vinculamos afectivamente… pero con la idea de que nos van a engañar o a embaucar, o con el temor de perder en la relación nuestra propia identidad.

He huido siempre del conflicto, para evitarlo me hundo en mi mismo como mecanismo de protección. Para mí la soledad es un bálsamo para las heridas afectivas.

Tenemos que abrir espacios de relación para que la soledad no se instale en nuestras vidas.

Los hombres cuando aparecen los conflictos en una relación, cambiamos por otra nueva historia, y difícilmente nos preocupamos por sanar las heridas.

¿Pero qué es amor?

Creo que el amor no hay que definirlo. Lo que hay que definir son los vínculos que establecemos con el amor. Estoy aprendiendo a vivir más independiente, pero también más vinculada.

El amor de pareja es una realidad difícil y engañosa vista desde la perspectiva de género. Debemos despojar al amor del sufrimiento y del dolor.

Nos venden la idea que el amor es eterno, pero la experiencia nos muestra que muchas relaciones se terminan porque el afecto entre las personas se desgasta, se agota, se acaba.

Otras veces el amor no desaparece, ni aún cuando la pareja o el ser querido se va. Amas el amor que tenías por él o por ella.

Es importante saber que el amor somos nosotros (que el amor eres tú).

El amor cuando tú lo sientes, está contigo y lo puedes dar.

Todos nos educamos y todos aprendemos activamente. Siempre que actuamos nos educamos.

En el amor se algo de teoría pero me equivoco en la práctica. Para amar necesito aprender a vivir conmigo. Soledad también es no querer vivir conmigo y eso dificulta hasta el querer a otras personas. Amar es un acto. Todo nuestro potencial de amor no se puede vivir con una sola persona como a veces lo pretendemos.

No está normalizado que una mujer viva sola, sin pareja. Es como si estuviésemos indefensas.

Vivir sin pareja, me vino estupendamente, necesitaba estar sola, y gracias a esta oportunidad desarrollé más creatividad, nuevas iniciativas, habilidades y gustos.

A veces nos cuestionamos también la relación de amistad. Creo que es importante que pongamos también más amistad en nuestras vidas.

Si hablo de soledad lo hago segura de que existe un eco.

 

Tercera sesión:

3.- Propuestas de cambio personal con referencia al amor.

Alternativas (ventanas al cambio)

A veces la violencia la ejercemos con nosotros/as mismas en la reproducción de patrones de género. Sugiero la conveniencia de una comunicación no violenta, aplicando los 4 puntos fundamentales propuestos por Marshall Rosenberg:

- Mirar sin juzgar.
- Eliminar las palabras “siempre” y “nunca”.
- Conectar con tus propias necesidades y las necesidades del otro/a.
- Pedir algo pequeño.

Conviene también fomentar la confianza y la auto afirmación. Así como darnos espacio y tiempo.

Para mí es importante vivir el ahora, dejar fluir, hacer una sola cosa cada vez.

Lo mejor es romper con todos los modelos y crear nuevas formas de relacionarnos, basadas en la aceptación sin pre-juicios porque quizás buscamos lo mismo por caminos diferentes. He trajinado mi vida en una postura de “no aceptación del otro” y ahora soy consciente que debo cambiarla.

En nuestras formas de amar no veo tanto un modelo… sino conceptos, actitudes, que nos lastran y condicionan. Y nos llenan también de culpa o de fracasos. No debemos quedar anclados/as en relaciones que nos hacen infelices o desdichados/as.

Intentar no consumir amor romántico.

Mientras más y mejor amemos, mejor vamos a ser amados/as.

Lo que no resolvamos bien ahora, nos suele pasar factura en el futuro.

Otras ideas importantes aportadas: Una es “Diversificar los contactos” personales, otra “Vivir en Red” que en la experiencia contada consistía básicamente en: estar con la otra persona, acompañarnos, cambiar de espacio, recrear el mundo.

Conviene:

  1. Desarraigarnos
  2. Des-educarnos
  3. Hablar menos
  4. Hacer más
  5. Socializar el amor
  6. Actuar primero, explicar después
  7. No ir por la vida pidiendo permiso
  8. Desdramatizar

Algo con lo que me quedo es el considerar que las personas que están contigo no te pertenecen, están prestados.

En este encuentro hemos estado tratando de encontrar definiciones del amor… y el amor es lo que estamos viviendo aquí.

Me encanta llorar de alegría, frecuentemente doy las gracias a mis amigas y a la gente que me ayuda crecer… con todo eso ¿Cómo se puede sentir una sola? Abrazar a hombres desde la calma como abrazo a mis amigas. Compartir con gente tan diferente, saber que podemos estar lejos pero que nos sentimos tan cerca.

Estoy alucinando de participar en un encuentro tan rico, que me he quedado durante dos días casi callada… Amor es lo que estoy respirando en estos días.

Yo también me siento afortunada de tener gente cerca, y sobre todo de tener amigos.

Gracias a las mujeres asistentes por abrir un camino de amor. Gracias a los hombres asistentes por la “revolución” que estamos haciendo juntos. Muchachos todos para adelante, podemos cambiar el mundo. 

Yo ahora estoy seguro de “que me voy a poner en obra”.

Yo también debo agradecer porque aquí no me he sentido como un bicho raro o un ser extraño. Ser tocado y acariciado como alguien cercano.

Voy a escribir por qué no fui al primer encuentro, la verdad es que me asusté y ofrecí una excusa. El año pasado venía bastante estresado, con compañeros que son unos buenazos, por lo que me cuesta aprender a ser estricto con ellos. Me cuesta reaccionar devolviendo serenidad ante el conflicto. No sabes cómo el otro se va, pero sí como tú te quedas.

Llevo dos encuentros que para mí han sido como un laboratorio de lo que podría ser una sociedad sin género.

Estoy terminando entera, soy parte de este movimiento y siento que el movimiento ahora también me impulsa y arrolla. El movimiento me saca de mi cuerpo, pero a la vez me reintegra.

Mi modelo hasta ahora se alimenta de la inercia, he ido a muchos sitios y me pregunto ¿Por qué no puedo coger onda? Sin embargo sé que puedo hacer montones de pequeñas cosas. De aquí me llevo la convicción que todos somos uno, que todos estamos vinculados por el amor.

Mi tema profundo es el control, no he sabido dejarme ayudar. Quisiera descontrolarme y poder sacar fuera las emociones. Poder abrazar y ser abrazado.

Yo soy de  poco hablar, pero quiero agradecer dos enseñanzas: El amor eres tú… y Hay que comenzar a construir.

Yo me voy con ternura de este encuentro, la verdad es que nos pasamos la vida odiando… y nos preguntamos ¿Cómo puede ser que un género haya machacado sistemáticamente al otro? Siento dolor histórico, somos víctimas de un sistema que nos machaca y destruye… es algo aparentemente muy simple, pero también algo supremamente injusto. Las lágrimas que habéis vertido aquí por las emociones son oro. Vengo en este proceso desde hace 25 años ahora aquí vuelvo a mirar a mujeres y hombres con ternura. He encontrado personas que no esperan quedar por encima, ni pisar a nadie. Queme dan tranquilidad de poder tirarme de espaldas y sentirme acogida.

Yo sería ingrato si no expresara en público mi agradecimiento a mis amigas por haberme motivado a venir. Y a todas y todos por el empeño en construir juntos/as.

NOTA: Durante esta tercera sesión del Encuentro se consignó en un papel continuo la mayor parte de las “Alternativas” o “Ventanas” al cambio personal para ser más fidedignos, en lugar de transcribir lo escrito en forma de esquema, acompañamos con un par de fotografías de lo recogido.

 
AHIGE - Pasaje Tomás Escalonilla, 7, Bajo. 29010 Málaga- Tlf./Fax: 95 209 51 05 - ahige@ahige.org - www.ahige.org